Enamorado de la luna

¿Cómo puedes estar enamorado de la luna? Te oigo decir. Ella está tan lejos, tan fría en estas noches de invierno del hemisferio sur. Ella está tan fuera de alcance…

Mira de nuevo, digo yo. Cada mes, ella está ahí, iluminando mi noche, dándome alegría bajo el cielo oscuro y estrellado. Puedo contar con ella, ella siempre estará ahí. Ella es una guerrera, ella es una luchadora, rompiendo a través de las nubes, se impone por sí misma, brillando a través de la noche, una y otra vez, conectándome con todos los seres que amo desde siempre y para siempre. Puedo confiar en ella, ella siempre estará ahí para mí.

A veces, ella se une con Venus y me hace vibrar, de adentro hacia afuera. Yo digo: “Te amo Luna, Cheia Lua, Luna Llena, Pleine Lune. Llenas mi corazón, mi cuerpo, mi alma, mi vida. ”

¿Estarás siempre ahí para mí, mi amor que tanto quiero? ¿Vas a estar allí para mí, mi amigo de un día, de una noche, de una semana? Tú, a quien tanto escuché, tú que me importas con todo mi corazón, tú a quien me amé y amaré con todo mi ser, cuando el cielo este nublado, cuando te encuentras perdido en una ciudad, y estas triste y yo ya no estoy?

Ella siempre estará ahí para mí, para ti, para todos nosotros, recordándonos cuanto necesitamos amar a esta vida extraordinaria que es la nuestra, y extender este sentimiento para hacerlo universal.

Recuérdate mi amigo, mi amor, que está en España, en Francia, en los Estados Unidos, en Brasil, en Perú, en la India, en Bolivia, en África, en Canadá, recuérdate que cuando la luna está llena, mi corazón está lleno también y está lleno de amor por ti.

Así que mira a la luna llena, donde estés, y ámala desde lo más profundo de tu corazón. Entonces voy a sentir tu amor y una vez más valdrá la pena vivir esta vida.

Esta entrada fue publicada en Interés General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario