Woofing en Bolivia – Una granja en el trópico de Cochabamba

Llegué aquí el 01 de mayo 2010, aunque podría haber sido un día o dos antes. Es difícil mantener una noción del tiempo. Desde La Paz, tomé un autobús para Cochabamba, un viaje de casi 12 horas. Pasé dos días allí, en una ruidosa y barata casa de huéspedes. La ciudad estaba recibiendo diversos grupos de estudiantes e ingenieros para todo tipo de eventos. Ellos estaban pasando un buen momento y con mucho ruido!

En Cochabamba, fui a la oficina de información turística en la plaza principal, una sección de la policía local, para saber cómo llegar a la granja. Yo sólo tenía la pequeña descripción que viene en la lista Woofing para Bolivia. Decía en la parte superior: Tacuaral, Chimoré, Cochabamba. Nadie sabía de Tacuaral, pero me dijeron cómo llegar a Chimoré, una pequeña ciudad a 6 horas de distancia en autobús. Tomé el primer bus disponible, saliendo a las 9h30 de la mañana y llegamos a Chimoré a media tarde. El lugar era tan pequeño que lo hubiera pasado si un pasajero no me había dicho que bajar. Al principio me preguntaba si iba a encontrar un lugar dónde alojarme. Le pregunté a un policía que me recomiende un albergue seguro y barato y me envió al hostal de Copacabana en frente del lugar donde me había dejado el autobús. Era muy amigable, me sentí bienvenido! Más tarde supe que la ciudad tenía varios hostales y casas de huéspedes. Una vez instalado, le pregunté a la asociación de taxis al lado del hostal cómo podía llegar a Tacuaral. Uno de los conductores me dijo que estaba a unos 10 kms de allí y que él me podía llevar por 20 bolivianos. Es bueno hablar con fluidez castellano cuando uno viaja en estas áreas, así que amigo, manos a la obra y a aprender el idioma!

Pasé la noche en Chimoré y en la mañana siguiente temprano, salí dejando mi mochila en el cuarto ya que planeaba pasar una segunda noche y tomé un taxi a las 7h00 en búsqueda de la granja. Yo quería conocer al propietario, ver la granja y las condiciones de vida antes de tomar una decisión. Después de mi experiencia en el Perú y la información negativa de Apolo, yo no estaba dispuesto a correr ningún riesgo.

Encontrar el lugar fue bastante fácil. Nos detuvimos y le pedimos a alguien en una tienda pequeña al lado de la carretera y descubrieron que la granja estaba justo al lado. El dueño me recibió muy amablemente. Tenía dos woofers en su “cabaña”, una casa bonita construida hacía unos pocos años, algo alejada de la carretera, debajo de una gran cantidad de palmeras altas y cerca de un río que estaba seco en el momento, pero lleno de piedras de río. ¿Te he dicho cuanto me encantan las piedras de río? Siempre me gustaron. Recuerdo que cuando era adolescente fuimos a los Pirineos. Ahí es donde descubrí estos ríos. Desde entonces, los amo con pasión! Siempre he querido construir algo con estas rocas. Tenía mi oportunidad de hacerlo aquí! Una joven francesa de unos veinticinco años estaba quedándose en la “cabaña”. El segundo woofer era una joven de 19 años, canadiense del Canadá británico. Ella se quedaba en una tienda de campaña, una carpa como dicen aquí. El propietario también tenía dos huéspedes que se quedaban con él en la casa antigua principal, una pareja de La Paz que estaba pasando el fin de semana, su cuñada y su marido.

El dueño me ofreció quedarme en una habitación pequeña en la casa vieja hasta que los woofers se fueran, en una semana más o menos. La habitación estaba bastante bien, así que le dije que volvería al día siguiente con mis cosas. Volví a Chimoré, fui al mercado a comprar verduras como un regalo de introducción y pasé el día relajado en esta pequeña ciudad, revisando mi correo electrónico – sí, tienen dos o tres cafés Internet aquí – y con un par de cervezas en los restaurantes locales.

La finca es una propiedad de 13 hectáreas con muy poca actividad. El actual propietario la compró hace 7 u 8 años, cuando él estaba enamorado de una adolescente local. Pero él estaba más en el romance que la agricultura. Luego la relación se rompió y él regresó a Cochabamba y a su vieja rutina como ingeniero agrónomo.

Hace dos o tres meses, este hombre de unos 55 años sufrió un ataque al corazón debido a muy altos niveles de colesterol, malos hábitos alimenticios y un montón de estrés en su trabajo. Limpiaron su arteria principal, y gastó todos sus ahorros en el hospital principal de La Paz, donde su ex esposa se hizo cargo de él mientras se recuperaba. Dejó su trabajo y finalmente volvió a su granja hace unas semanas con la intención de comenzar una nueva vida, y tal vez encontrar otra joven local para mantener su corazón palpitando. “Necesito saber si mi corazón todavía está trabajando bien”, me dijo una noche mientras tomamos un par de cervezas. Tú vas a entender mi sarcasmo a medida que sigas leyendo esta historia! Es increíble como se parecía tanto al actor de la película “American Beauty”… Fascinante!

El lugar era simplemente un desastre. Había contratado a un trabajador que había estado limpiando la parte delantera durante un mes y que ahora trabajaba más adentro de la granja. Él había plantado algunos árboles sobre la base de algunos conceptos básicos de permacultura e hizo un trato con su vecino de al lado para plantar cuarta hectárea de coca en una relación comercial de 50/50. El vecino hace el trabajo y comparten las ganancias. La coca es un gran negocio en Bolivia. Evo Morales, el actual presidente reelecto, también recientemente reelegido presidente de la asociación de los productores de coca, está trabajando duro para que todos los agricultores puedan cultivar legalmente una ¼ de hectárea de coca, siempre y cuando se registran en las asociaciones de gobiernos locales. La coca no es oficialmente cultivada para producir cocaína. Por supuesto que no. Es de hecho parte de la cultura boliviana. Todos los trabajadores llevan su bolsa de hojas secas de coca y hacen bolas con ellas que se ponen en la boca para chupar el jugo durante todo el día, como los estadounidenses mastican chicles. ¨Pichear¨ llaman eso, creo! Ellos estiman que les ayuda con el trabajo físico duro, la temperatura caliente y fría y quien sabe qué más. También hay un buen montón de productos derivados, como bebidas energéticas, ungüentos y cremas para la medicina alternativa, así como el famoso “mate de coca”. Yo personalmente probé las hojas secas en la boca, pero no podía soportar el sabor y nunca lo intenté de nuevo. Sin embargo, me gusta el té con hojas de stevia, una planta de dulce natural, como hojas de menta y más dulce que el azúcar.

Por el momento, además de la ¼ hectárea de coca que su vecino maneja con una pesada carga de productos químicos para controlar la hierba y acelerar el proceso de crecimiento, también tiene algunos árboles de cacao demasiado jóvenes para producir y algunas pequeñas palmeras (palmitos) que producen el delicioso palmito que sólo está disponible en Europa en frascos. El cacao y palmitos están apenas sobreviviendo bajo pastos altos de todos tamaños y formas que han estado invadiendo sus tierras mientras él estaba ausente. Ahí es donde su peón estaba trabajando cuando yo llegué, limpiando la zona con su machete. Ahí es también donde las dos woofers trabajaban 2 horas al día ayudando al peón feliz de tener chicas guapas a su lado por un rato! Aunque la finca es miembro de los Woofers Independientes de Bolivia – WOOF quiere decir “trabajar en granjas orgánicas” – esto no es una granja orgánica en absoluto. Al menos todavía no. ¿Debo reportarla a la asociación? Mientras yo estaba allí, vi al vecino – el socio de la coca – más de una vez llevando productos químicos para la plantación de coca y el propietario mismo pulverizó un día sus árboles de cacao con fertilizante químico.

También me enteré de que el lugar había sido un vivero de palmas y palmitos durante algunos años. Cultivaban y vendían pequeños árboles de palma y palmitos en bolsas de plástico negro. Luego, la granja se quedó abandonada durante unos años. Hoy en día, donde sea que uno vaya, se encuentran bolsas de plástico negro. Donde este uno cavando, encuentra bolsas de plástico negro. Es una situación bastante triste de verdad! También descubrí mientras limpiaba la tercera zona bananera un depósito de basura con tanta basura que el olor era abrumador. Yo estaba totalmente disgustado. Le dije al dueño que tenía que encontrar una manera de eliminar la basura, ya que no estaba dispuesto a hacerlo yo mismo. Aprendí que sacar la basura de la gente no ayuda en absoluto. Tienen que hacerlo ellos mismos con el fin de desarrollar una mente y actitud propia. Le pedí que la sacara un par de veces y después de la tercera semana, envió a su trabajador a hacerlo. El joven removió parte dejando un montón de bolsas de plástico y latas de metal que él tendría que excavar. “Tenemos una camioneta llena de basura!”, me dijo con orgullo el propietario. “Todavía hay mucho que remover!” le recordé. Tristemente, la basura todavía estaba allí el día que me fui y te apuesto que todavía está allá hoy día. Ojala no! (Fotos tomadas despues de remover la basura!)

La parte frontal de la casa también tenía un montón de basura, y como no tenía un contenedor de basura adecuado, la mayoría de ella estaba esperando en el suelo para ser procesado de alguna manera. Entre ella, se podía ver un neumático viejo, una cama antigua de metal oxidada y todas formas de latas y envases de plástico. Pero el lugar es bastante grande por lo que no se siente tan abrumado por la contaminación. De hecho, el lugar está mostrando mucho potencial y los dos ríos que atraviesan la tierra le dan un toque muy agradable al sitio. A mi personalmente me gustó de inmediato y sentí que podía hacer algo para honrar a la comunidad Woofing y darle una mano a mi nuevo anfitrión. Tras insistir varias veces, y con la ayuda de su trabajador, quitaron toda la basura de la parte delantera en el mes y llegó a ser bien ordenado. El lugar parece ahora bastante agradable cuando uno entra.

El ambiente era muy agradable cuando llegué, muy relajado, especie de semi-woofing y semi-ecoturismo. Las chicas dormían tarde y trabajaban un par de horas al día, mientras los invitados de La Paz estaban todo encantados con el campo y cocinaban comida vegetariana bastante decente ya que dos de nosotros no comíamos carne.

En lugar de trabajar en la parte de atrás con el peón y las chicas, el dueño aceptó que me concentrara más en la sección frontal, y despejara las 3 áreas de plátanos que estaban hecho un desastre. También iba a limpiar una sección para construir una huerta, ya que no había ninguna todavía. ¿Por qué las personas con tierras de cultivo no ven como una prioridad el cultivar sus propios alimentos? Limpié las dos primeras zonas muy rápido, pero me encontré frente a un reto enorme con la tercera. No me di cuenta al principio que iba a estar trabajando en esta sección durante las próximas 4 semanas. Después de dos o tres días, la pareja de La Paz se fue encantada y llegó el novio de la chica francesa. Estábamos formado un grupo agradable, algunos trabajando, otros cocinando alternativamente. ¿He mencionado que el dueño de la finca no cocina nada, sólo huevos revueltos, y que no teníamos otra opción que preparar nuestras comidas y la del él? Luego, la chica canadiense nos dejó y unos días más tarde se fue la pareja francesa. En mi segunda semana, me quedé solo con el cincuentón divorciado. Me mudé a la “cabaña”, la casa de huéspedes, que realmente me gustó de inmediato. Un frente frío había llegado unos días antes con lluvia y bajas temperaturas. El invierno se acercaba. El alto nivel de humedad de la zona hace que se siente aún más fríos y las noches eran muy frías. A pesar de que tenía dos mantas pesadas y un montón de ropa encima, estaba sintiendo frío toda la noche, despertándome frecuentemente. ¡Oh Dios! ¿Dormiré alguna vez más una noche completa sin despertar? La casa no tiene paredes de verdad, pero grandes aberturas con mosquiteros y cortinas largas para tener un poco de intimidad en la noche y parar de alguna manera la corriente de aire, que son bastante ineficientes cuando hay viento. Lo bueno es que en los trópicos, el invierno no dura demasiado tiempo y después de una semana, el frío se había ido, y la temperatura subió de nuevo un poco arriba de 20 grados. Las noches no eran tan frías y los días secos y no demasiados calientes. Y el río se secó de nuevo … Acuérdate, aquí estoy en el hemisferio sur. Aquí, en Junio, es invierno!

Pronto me di cuenta de que el propietario no era un hombre muy divertido y era miembro de la comunidad woofing con el fin de tener compañía y ser entretenido. Además andaba my estresado y con problemas económicos. Lo único de que le gustaba hablar era de sus conquistas sexuales. De hecho, durante las primeras 2 semanas, cada vez que comenzaba una historia, acabaría con sus relaciones sexuales con una u otra, y mientras más viejo se volvía, más joven las niñas, a menudo menores de edad. “Cuando yo era joven, me gustaba las mujeres de edad, ahora me gustan muy joven”, me dijo una vez. Le mencioné un par de veces que en muchos países eso sería visto como pedofilia. “Es cultural” contestaba. “Aquí, un montón de viejos van con chicas muy jóvenes, como mi vecino de enfrente y su novia quinceañera”. Me puse muy aburrido con ello y creo que se dio cuenta o simplemente no tenía más historias que contar. Así que dejó de hablar al respecto. Y ya que nunca mencionaba yo aventuras similares asumió que yo era gay o algo así. “Tú no estás mucho en mujeres”, me dijo una vez. “Claro que sí. Solo que a mi me gustan más maduras. En este momento, solamente me gusta estar solo, considerando mi estilo de vida actual”, le contesté. También dejé de preparar ensaladas bien arregladitas y comencé a mezclar todas las cosas sin estilo para evitar cualquier conclusión rápida!

Después de unas cuantas noches con unas cervezas (chelas) y buena comida que yo preparaba, lo hice hablar de sus proyectos para la finca y me enteré de que estaba esperando en corto plazo generar algo de dinero con la coca y en un plazo más largo con el cacao. Él también estaba considerando alquilar la cabaña para fines de semana largos y ocasiones especiales con la gente de La Paz y Cochabamba. También quería iniciar un programa con algunas escuelas de la zona y hacerles visitar el lugar cobrando una pequeña tarifa para aprender sobre la agricultura y el cultivo de cacao. La tercera área de plátanos que había empezado a limpiar estaba al lado de la casa de huéspedes, y llegando hasta el río que corría una vez más después de 3 días de lluvia. Sugerí limpiarla muy bien y también limpiar la orilla del río para darle un aspecto más atractivo a la casa de huéspedes. La idea era convertirlo en un parque botánico. Por el momento, no podíamos ver los plátanos. Haría falta un trabajo serio para limpiar bien la zona, llegar a la orilla del río y entonces él tendría que poner flores y plantas exóticas nativas de la zona. Estuvo de acuerdo y me metí a la obra.

Mientras tanto, para mejorar las condiciones de vida, el propietario se centró en la búsqueda de una fuga de agua entre la casa de huéspedes y el edificio principal, así que fijar la conexión eléctrica para que yo pudiera tener agua y duchas calientes. También le di mi colección completa de música, más de 11000 canciones, organicé su computadora e instalé algunos programas adicionales de un valor de casi US $ 2000!

Poco después de mi llegada a la granja, y después de unas cuantas noches rascando y sangrado, a pesar de tener un mosquitero, me enteré de que mi peor enemigo no era los distintos tipos de mosquitos que infestan la zona, algunos tan pequeños que ni siquiera puedes verlos, pero pequeñas arañas diminutas invisibles que viven en la hierba y saltan sobre ti, llegan a los tobillos, te comen vivo, luego suben en menos de un segundo a tus bolas y se instalan allí, mientras que otras siguen subiendo a tus axilas o se quedan en la zona de estómago. Estas arañas entran en tu piel y permanecen allí durante mucho tiempo. Te rascas, te bañas y te rascas otra vez, no se mueven. La única manera de removerlas es salpicándote con alcohol puro (96%) en la zona para desinfectar la herida y matar a las bestias. Y te puedo asegurar que el alcohol de 96% en las bolas no es una cosa agradable que hacer! Esos monstruos parecen desaparecer cuando llueve pero adoran los días soleados. Noches pueden ser difíciles cuando encontraron acceso a tu cuerpo antes de ir a la cama. Las mañanas no son mejores, ya que también les gusta quedarse en tu ropa esperando. Te da ganas de quemar toda la área! Debo mencionar también las hormigas rojas y negras que tienen sus nidos en los árboles y te caen encima cuando estás limpiando su área mostrándote lo infeliz que están de ver la destrucción de su hábitat. Con honestidad les entiendo. Sólo deseo que ellas también me entiendan y pacíficamente busquen otro lugar para vivir en lugar de tomarme como almuerzo. Nunca he sido mordido y picado tanto. A veces, agarras más de 20 mordidas en 2 segundos en las piernas dejando manchas rojas por todo el lugar. Desarrollé la costumbre de salpicarme con alcohol en todo el cuerpo 3 a 4 veces al día para parar las rascaduras y matar a cualquiera que este allá o quien decidió tomar refugio debajo de mi piel. Supongo que todo el mundo pensó que yo era un alcohólico ya que olía a alcohol de caña durante todo el día!

¿Olvidé hablarte acerca de estas hormigas negras de 2 o 3 cm de largo que viven por aquí? Una de ellas me mordió una vez en el brazo derecho y en cuestión de segundos dejó una marca de 5 cms. De inmediato corrí a la casa y me salpiqué con alcohol en la herida para calmar el ardor. A los pocos minutos sentí mi brazo medio paralizado. La sensación se quedó toda la tarde. Por último, se calmó después de aplicar alcohol y una crema antibiótica cada hora.

Una de las bellezas de este lugar es la cantidad de pájaros exóticos, monos y otros animales salvajes que viven aquí. Vi muchísimos pericos y loros de varios colores, incluso las preciosas parabas, loros con muchos colores – azul, verde, amarillo y rojo – que siempre andan en pareja y que prefieren los árboles altos. Vi también monos negros llamados mono araña y otros pequeños gris y amarillo justo en frente de mi balcón. Estos monos son tan ruidosos. Puedes oírlos todo el día. Genial! Desde que limpié el área, puedo ver cada día dos roedores llamado jochi que se parecen a grandes ardillas sin cola. También vi armadillos y mapaches, y un día cuando íbamos al mercado vi un gato montes negro cruzando la carretera. Les gustaría mucho este lugar a los enamorados de los pájaros. No hay duda de esto!

Ya que mi anfitrión era bastante aburrido – por lo menos para me -, simplemente me concentré en el proyecto. Empecé mi rutina de despertarme muy temprano con las primeras luces, a las 5h00, gracias a los gallos y el dolor físico, preparar mi taza de café, ver el amanecer, preparar el desayuno y empezar a trabajar hasta las 13h00 o incluso 14h00. Luego, exhausto y hambriento, me regresaba a la casa principal para preparar el almuerzo. Al principio, mi anfitrión estaba mostrando un poco de interés en la cocina. Incluso mencionó que él iba a empezar a tomar notas. Pero hacia el final de la segunda semana, perdió todo interés y ni siquiera me hacía compañía mientras yo estaba cocinando. Él sólo se presentaba, se sentaba esperando la comida. En los 7 u 8 semanas que preparé allí el almuerzo y la cena, nunca ofreció ni una sola vez su ayuda para pelar o cortar verduras. Al principio, yo le pedía que cocinara el arroz o la quinua, pero ya que siempre lo dejaba cocer demasiado y lo quemaba prestando poca atención a lo que estaba haciendo, dejé de pedirle que haga ni siquiera eso. Al menos yo estaba comiendo bien y en abundancia. Íbamos una vez por semana a Chimoré para comprar verduras en el mercado y algunos artículos en las tiendas locales. El estaba gastando unos 100 bolivianos a la semana para la comida – 12 euros – menos de lo que gastaba solo, ya que tendría que comer en restaurantes más a menudo y por lo tanto gastar más dinero. Al final del día, mi estancia allí le estaba ahorrando dinero! Mi favorito de todos los tiempos fue cuando se fue en dos ocasiones a Cochabamba dejándome solo primero durante tres días y luego por una semana completa.

Me tomó seis semanas de trabajo 6 a 7 horas al día para terminar por completo limpiando la zona, alrededor de 1600 a 2000 metros cuadrados, construir una gran fogata – una área circular de 5 metros de diámetro -, 4 áreas de abono para reciclar la mayor parte de los desechos, un “almacén” de leña, limpiar una área de 70 metros cuadrados y construir la huerta con herramientas básicas como un machete, una hacha, un pico, un azadón, una pala y un rastrillo. El trabajador me ayudó en algunas ocasiones para cargar grandes rocas y árboles muertos pesados, pero por lo general trabajé solo por mí mismo. A menudo el peón pasaba y se quedaba mirándome trabajando fuertemente!

Mientras yo estaba limpiando la zona, el propietario decidió cortar un mango seco que estaba en medio de la zona. El trabajador lo cortó con el hacha, dejando un gran tronco y un montón de ramas en el suelo. A continuación, fue a contratar por unas horas a un vecino con una motosierra para cortar el tronco en tablas grandes a fin de reconstruir un puente pequeño dentro de su finca en una zona que se inunda durante la temporada de lluvias. El hombre llegó con su motosierra y ofreció cortar también un árbol grande que representaba una amenaza para la casa. “Yo estoy en control total del árbol”, dijo. El árbol cayó a unos pocos centímetros del techo de la casa de huéspedes, salvado por otro árbol en medio que rompió algunas ramas que de otro modo hubieran caído encima del techo. Luego cortó el tronco enorme en trozos más pequeños que dejó por el suelo. Él iba a regresar y terminar el trabajo a los pocos días, pero nunca regresó.

Me tomó unos días para despejar el área, ordenar toda la madera y formar pilas diferentes según el tamaño de las ramas, creando así un stock de madera seca para la fogata.

La fogata fue definitivamente mi favorito de todos. De hecho, esta es la mejor fogata que he construido. Se encuentra junto al río, no lejos de la casa de huéspedes. Moví grandes secciones de troncos para formar un círculo y crear asientos alrededor de la fogata. Nivelé el terreno e hice un agujero en círculo para la fogata misma. La idea era integrar plenamente la nueva estructura en el sitio en armonía con el medio ambiente. Yo había notado que el agua de lluvia se había labrado un camino hacia el río y pude ver que durante fuertes lluvias algunas de las aguas de lluvia pasarían a través de la fogata. La construcción debería servir de drenaje para la lluvia y también como una retención para la tierra, ya que se podía ver también que mucha tierra se estaba perdiendo en el río.

Con la ayuda del trabajador, sacamos piedras pesadas del río para construir un muro de contención alrededor de la parte superior de la fogata y crear como un cauce a través de ella para el agua de lluvia. Luego añadí rocas más grandes alrededor de las piezas de madera utilizadas como asientos y, finalmente, utilizamos piedras planas para cubrir la cama de la fogata y secciones en frente de los asientos para ver mejor a las hormigas y cualquier tipo de insectos cuando tuvieran fiestas en la noche. Es difícil ver a las hormigas en la hierba o en la tierra, pero más fácil si estás parado en rocas! Me sorprendió el resultado final. ¿Qué dices?

También tomé muy en serio el tratamiento de los desechos. Había una mezcla de plátanos, hojas, hierbas verdes, ramas secas, raíces y una mezcla que incluía un poco de tierra. Tenía mucho de ello! Usé viejos troncos secos que se encuentran todo alrededor para construir dos grandes áreas de abono, clasifiqué los desechos y los acomodé en capas de plátanos, materia verde, materia seca y la tierra, y luego lo cubrí todo con hojas de palmera de gran tamaño. Después de 3 o 4 meses, deberíamos conseguir muy buen abono allí. En otra sección, he usado palmeras que cortamos con el fin de dar luz a unos cuantos árboles cítricos que se veían muy tristes. El área está cubierta de palmeras que crecen como malas hierbas. Crecen tan altas que es imposible recoger las semillas que producen. Descubrí estos frutos en Belem, Brasil. Una vez hervidas durante 20 minutos, se pueden comer y tienen un sabor muy bueno. Aquí, son alimento para las aves, que también es una buena cosa. Sólo unos pocos corté, dejando suficiente para alimentar a todas las familias de loros y aves exóticas que llegan diariamente para el desayuno y el almuerzo.

Y luego, me concentré en la huerta. Tuve que primero limpiar el área, aproximadamente 70 metros cuadrados, sacar las malditas bolsas de plástico, excavar un canal de cada lado con el azadón para controlar el agua de lluvia durante lluvias fuertes, poner alrededor – con la ayuda del peón – una red que encontré allá para que no entren las gallinas del vecino, trabajar la tierra con el azadón, poner troncos de palmas para mantener la tierra, añadir tierra buena negra que trajimos desde debajo de unos árboles y finalmente poner rocas para redirigir el agua de lluvia y adornar el lugar. Allí es donde le pedí al dueño que pusiera flores.

Después de 3 semanas comencé a desarrollar la misma condición física que he desarrollado en Jamaica trabajando con el machete. Me despertaba en medio de la noche y temprano por la mañana con dolor en la espalda superior y el brazo tieso, con los músculos tan tensos que se sentía como calambres. La mejor manera de quitar el dolor era comenzar a trabajar lo antes posible y calentar los músculos de nuevo. Todo un círculo vicioso! Yo sabía que tenía que descansar unos días al menos sin hacer nada para mejorar mi condición. Se lo comenté a mi anfitrión que honestamente mostró muy poco interés. Cuando le dije que necesitaba un masaje, me sugirió ir a ver a la hija de la vecina, una adolescente de 16 años. “No necesito una adolescente, necesito un terapeuta” dije. Yo estaba pensando descansar durante una semana y después irme. Quería visitar al menos otras dos granjas en Bolivia y mi visa expiraba en 6 semanas, por lo que era tiempo de seguir adelante. Aunque yo no había desarrollado una relación fuerte o real con el dueño, yo estaba muy satisfecho con lo que había hecho. Aprendí mucho trabajando aquí y sin duda utilizaré este conocimiento para mi beneficio en el futuro. Así que todo estaba bien después de todo.

Terminé el proyecto el 12 de Junio. Estaba contento y exhausto. Unos días antes de salir, el dueño me dijo que estaba muy agradecido por todo lo que yo había hecho y me prometió que seguiría con estas buenas vibraciones y mantendrá el lugar lo mejor que pueda. Me dio mucho gusto oírle! Decidí descansar unos días y ver si podía librarme del dolor muscular. Había considerado visitar dos otras granjas en la zona, cerca de Santa Cruz. Pero cambié de opinión. Una de ellas estaba bajo el manejo de una pareja de alemanes de mi edad, más o menos. Mi experiencia en Brasil con europeos me enseñó que es más conveniente quedarse con los locales! La otra finca se parecía más a un centro turístico, por lo que pude ver en su sitio Internet. Después de revisar la lista de los miembros de los Woofers en Bolivia, vi que tres o cuatro granjas estaban cerca de la ciudad de Tarija, en el sur de Bolivia, bastante cerca de Paraguay y de Argentina. Decidí visitar a una finca en el Valle de la Concepción, un lugar donde producen vino orgánico. Llamé al dueño y aceptó recibir me alrededor el 23 de Junio. Solo me quedaba atravesar la mitad del país! También cambié mi fecha de regreso a Europa y en vez de salir el 4 de Julio, volaré el 3 de noviembre.

Nota adicional: ¿Quién dijo que los gallos sólo cantan al amanecer? Los bastardos cantan toda la noche! Aquí, hay por lo menos 6 de ellos. Al vecino le gusta su pollo frito! Cuando el dolor muscular no me estaba despertando en medio de la noche, los desgraciados gallos lo hacían. Si yo no fuera un vegano, comería “Coq au vin” todos los días hasta el exterminio de la raza! Te juro que lo haría!

Visita el área de Fotos para ver más fotos …

Esta entrada fue publicada en Bolivia, Interés General, Woofing. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Woofing en Bolivia – Una granja en el trópico de Cochabamba

  1. fabricio dijo:

    hola fabrice. despues de leer algunos post, puedo deducir que tienes gran experiencia en lo q se refiere a woofin, quiza me puedas ayudar ya que estoy por viajar a NZ y pretendo hacer woofing, tendras alguna referencia? gracias!
    fabricio.

  2. Fabrice dijo:

    Gracias por tu comentario. Tengo poca esperiencia con wwoofing… Solo en America del sur. No puedo darte referencias para NZ. Buena suerte. Abrazo!

Deja un comentario